lunes, 3 de febrero de 2014

LOS HOMBRES VANOS - de T. S. Eliot

En la reciente película  Agosto: condado de Osage, escrita por Tracy Letts, se cita este poema de T. S. Eliot. Me parece una ocasión inmejorable para releerlo, mejor todavía con el recuerdo del gran Sam Shepard murmurando su versos, hastiado.
Los hombres vanos tienen "la mollera llena de paja", sus voces "son tranquilas y sin sentido" y van a tientas juntos evitando hablar. Solos y desorientados por el campo yermo apenas logramos atisbar una brizna de nuestro destino: "entre la idea y la realidad cae la sombra".


LOS HOMBRES VANOS (1925)
                 UN PENIQUE PARA EL VIEJO GUY

                       Somos los hombres huecos
                       somos los hombres rellenos
                       apoyados uno en otro.
                       La mollera llena de paja ¡Ay!
                       Nuestras voces resecas, cuando
                       susurramos juntos,
                       son tranquilas y sin sentido
                       como viento en hierba seca
                       o patas de ratas sobre cristal roto
                       en el sótano seco de nuestra provisiones.

                      Figura sin forma, sombra sin color,
                      fuerza paralizada, gesto sin movimiento;

                      los que han cruzado
                      con mirada fija, al otro Reino de la muerte
                      nos recuerdan -si acaso nos recuerdan- no como
                      perdidas almas violentas, sino sólo
                      como hombres huecos,
                      los hombres rellenados.

                               II

                     Ojos que no me atrevo a encontrar en sueños
                     en el reino del sueño de la muerte
                     esos ojos no aparecen:
                     Allá, los ojos son
                     luz del sol en una columna rota
                     Allá, hay un árbol meciéndose
                     y las voces son
                     el canto del viento
                     más lejanas y más dolientes
                    que una estrella que se apaga.

                    No me acerque yo más
                    al Reino del sueño de la muerte
                    Revístame yo también
                    de tan deliberados disfraces:
                    pelaje de rata, piel de cuervo, palos cruzados
                    en un campo
                    obrando igual que el viento,
                    sin acercarme más...

                   No ese encuentro final
                   en el reino crepuscular.

                           III

                  Esta es la tierra muerta
                  esta es la tierra del cactus
                  aquí se elevan las imágenes
                  de piedra, aquí reciben
                  la súplica de la mano de un muerto
                  bajo el titilar de una estrella que se apaga.

                 Así es
                 en el otro reino de la muerte
                 despertar solo
                 a la hora en que
                 temblamos de ternura
                 labios que querrían besar
                 forman oraciones de piedra rota.

                     
                           IV

                Los ojos no están aquí
                no hay ojos aquí
                en este valle hueco
                la quijada rota de nuestros reinos perdidos
                en este, el último de los lugares del encuentro
                vamos a tientas juntos
                y evitamos hablar
                reunidos en esta playa del crecido río.

               Ciego, a no ser que
               reaparezcan los ojos
               como la estrella perpetua
               rosa multifoliada
               del crespuscular reino de la muerte
               la esperanza solamente
               de los hombres huecos.

                        V

              Al corro del árbol del espino,
              el árbol del espino, el árbol del espino
              al corro del árbol del espino
              a las cinco de la mañana.

                         Entre la idea
                         y la realidad
                         entre el movimiento
                         y el acto
                         cae la sombra.

                                           Porque Tuyo es el Reino

                        Entre la concepción
                        y la creación
                       entre la emoción
                       y la respuesta
                       cae la sombra

                                         Y la vida es muy larga.

                      Entre el deseo
                      y el espasmo
                      entre la potencia
                      y la existencia
                      entre la esencia
                      y el descenso
                      cae la sombra.

                                       Pues Tuyo es el Reino

                    Pues Tuyo es
                    la Vida es
                    pues Tuyo es el

            Así es como acaba el mundo
            Así es como acaba el mundo
            Así es como acaba el mundo
           No con un estallido sino con un quejido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.