domingo, 11 de septiembre de 2011

Pájaros en la boca

de Samanta Schweblin

Notable recopilación de cuentos que sirven de presentación a una nueva autora. Su estilo es conciso y muy visual. La fantasía aletea sin cesar en sus escenas.  Muchas de las narraciones nos conducen a un recodo donde la realidad pierde alguno de sus atributos y nos obliga a recomponer su sintaxis.

 
Algunos relatos tienen ecos de Cortázar como el del título "Pájaros en la boca". De pronto un asunto totalmente fantástico se asienta en la realidad cotidiana, como brotando de uno de sus pliegues.

 
Me gustan especialmente "Cabezas contra el asfalto" donde un joven pasa de golpear cabezas contra el asfalto a visualizarlas y pintarlas. Pero su forma de ser totalmente introspectiva le augura nuevos problemas. También es excelente "Hacia la alegre civilización", de tono kafkiano. El tema es vivir el día a día en medio de la infinita postergación. Un hombre no puede conseguir billete en una estación, tampoco el tren para. Se acostumbra a vivir con otros en su misma circunstancia hasta que se confabulan para detener el tren. Cuando lo consiguen asisten a una nueva sorpresa.

Mis otros dos cuentos preferidos son "La pesada valija de Benavides" donde un hombre mata a su mujer y con ella en la maleta se presenta ante su psiquiatra. Éste llama a un manager que elabora con ella una performance. Finalmente  "Matar a un perro",  primer encargo para que un joven sea admitido en una banda de matones. Se trata de un relato redondo con un final desasosegante.

Hay un grupo de relatos muy cortos con un relativo tono simbólico. "El cavador", "Bajo tierra" y "Sueño de revolución". En ellos una escena o un personaje nos va arrastrando hasta un rincón desde donde todo cobra un nuevo y sorprendente sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.